Conocer mi producto / Conocer mi público

Conocer mi producto / Conocer mi público

Hablar de productos o servicios es un tema sensible, todos consideramos que nuestro producto es lo mejor, ¿o me equivoco?, sin embargo, muchas veces contamos con un gran producto que realmente cumple una función importante, resuelve alguna necesidad o simplemente beneficia de algún modo al consumidor, pero no todas estas veces concuerda el producto con el público al que lo estamos dirigiendo, incluso, ni siquiera sabemos cuál es nuestro público, simplemente decidimos realizar un lanzamiento a ciegas y sonamos todos los dedos deseándonos la mejor de la suerte, pero no funciona tan mágicamente en la práctica.


Antes de aventurarte a realizar una campaña en cualquiera que sea el medio que hayas elegido, primero debes centrarte en tu producto, ¿realmente funciona?, ¿es competitivo?, ¿en encuentra ajustado al mercado? Una vez definido esto, debes ser sincero contigo mismo y jugar al abogado del diablo buscando debilidades inherentes que puedan existir, todos tenemos fortalezas, no obstante, en ocasiones debemos tomar en cuenta las debilidades más notables que presentamos para poder balancearlas y darle la potencia necesaria para competir.

Una vez realizado este proceso, y haber evaluado correctamente el ambiente que nos rodea organizacionalmente, debemos centrar nuestra atención en el público, conocerlo es de vital importancia para los ciclos que envuelven la maduración y el crecimiento de esta ardua tarea, durante esta etapa se supone que ya hemos evaluado nuestros competidores, y por supuesto, tenemos desarrollado correctamente nuestro producto, el siguiente paso es definir los nichos primarios a dónde enfocaremos el lanzamiento. ¿Ya sabes que buscas resolver con tu producto?, o tal vez, ¿cuál es el segmento idóneo?

Según el modelo de negocio que manejes existen dos vertientes de acción, la orientación B2B (Business to Business = Empresa a Empresa) y B2C (Business to Consumer = De la Empresa al Consumidor).


¿Cuál es la importancia de saber cuál es tu rango de acción?

B2B: Como se quiere adquirir un producto o servicio con fines comerciales, en la compra intervienen una serie de elementos como comparación de precios y evaluaciones racionales, prolongación de tiempo, asistencia de venta, y de forma inherente, también involucra a diversas áreas de la compañía.

B2C: La compra es emocional e impulsiva. El proceso es mucho más directo, generalmente para consumo personal y de firma individual.

No es imposible saber esto, una práctica sencilla para conocer los rasgos mínimos de ello es estudiar a tus competidores y relacionar tu producto a su línea de competencia, fíjate los enfoques convencionales que aplican y compara sus públicos con tus públicos objetivos, ¿tienen coincidencia? Tal vez tu producto o servicio difiera competitivamente, analiza los intereses más marcados, las tendencias de compra y sobre todo cómo interactúan estos, de esa manera podrás desarrollar básicamente un contexto apropiado para realizar tu primer lanzamiento, y una vez que tengas todo definido es ahora de realizar la marcha blanca y esperar lo mejor, pero… ¿Qué tipo de campaña me conviene lanzar?  Es una pregunta frecuente en nuestras consultorías, y para ello, hemos desarrollado otro pequeño artículo como guía básica para primeros pasos.


<<No te asustes>>

vas por buen camino, esta es una tarea de aprendizaje constante. Fíjate objetivos claros, ¿qué deseas alcanzar con esta campaña? O, ¿a dónde quieres llegar con tu estrategia? Por ejemplo. Luego utiliza tus marcadores de medición y optimiza constante tus campañas basándote en como interactúan tus públicos con cada anuncio.

Deja un comentario

error: Content is protected !!